La Caja de Música Revisiones
de
discos
LA LISTA DE CORREO HISPANO-PARLANTE SOBRE ROCK PROGRESIVO Y SINFÓNICO 
Volver al índice
Suscripción
Qué es LCDM?
Discos
Bandas y discografías
Conciertos
Festivales
Entrevistas
Letras
Propuestas especiales

Pasaron por aquí ya
contador
"cajeros"



 FERMÁTA: "FermÃ!ta" (1975)

Temas

  1. RumunskÃ! rapsódia (5:52)
  2. Perpetuum II (10:27)
  3. Postavím si vodu na čaj (4:20)
  4. Valčík pre krstnú mamu (7:03)
  5. Perpetuum III (11:46)

Integrantes

  • TomÃ!s Berka: teclados
  • Frantisek GriglÃ!k: guitarras
  • Anton Jaro: bajo, percusión
  • Peter Szapu: batería, percusión

En un tiempo en que decir checo significaba checoslovaco, el ensamble eslovaco FermÃ!ta encarnó una cumbre mÃ!xima dentro de la vanguardia musical fermentada

y desarrollada en el underground de la aludida ex-república europea oriental. Con una propuesta progresiva que capturaba con potencia los parÃ!metros centrales del jazz-rock por entonces desarrollado por Mahavishnu Orchestra y Return to Forever, el virtuoso guitarrista Frantisek GriglÃ!k y sus compinches iniciaron en 1973 una trayectoria que hoy por hoy es infaltable en cualquier buena discoteca progresiva. El disco debut homónimo de 1975 muestra a una banda con una oferta artística ya madurada, portadora de genuino ingenio musical y creadora de una fuerza sonora muy vitalista. Contando con un protagonismo compartido equilibradamente por GriglÃ!k y el teclista TomÃ!s Berka, la dupla rítmica de Jaro y Szapu exhibe una manera fluida y precisa de cimentar el suelo para la arquitectura sónica que tiene lugar de principio a fin.

‘RumunskÃ! rapsódia’ comienza con unos aires un tanto a lo Deep Purple con

retazos de The Nice, desarrollando una aureola tremendamente estilizada en el modo en que se articulan lo fraseos de guitarra y las escalas de órgano. No tardarÃ! mucho el ensamble para elaborar una Ã!gil e incendiaria alternancia de

fusión eléctrica y prog pesado, aterrizando en el adecuado cénit que es el reprise del motivo de entrada con arreglos extra. Con este tema de entrada no fallan las posibilidades de enganchar la atención del oyente mÃ!s despistado – se trata de una apertura tan intrigante como exultante. El impacto inicial tiene un adecuado contrapelo en ‘Perpetuum II’, que comienza con lÃ!nguidamente tenues flujos emitidos por el piano eléctrico, con los vacíos sutilmente llenados por un bajo también bastante tenue. Una vez que Szapu hace

entrar poco a poco a su batería, el tema desarrolla un crescendo parcial que sirve para catapultar un breve solo de batería, el cual, a su vez, abre las puertas para la emergencia del cuerpo central. Dicho cuerpo central inicialmente se despliega sobre un compÃ!s blues-rock, para luego explayarse sobre un cÃ!lido swing jazzero sazonado con vibraciones de color funky – muy a lo Mahavishnu, en verdad, aunque el guitarreo tiene mÃ!s de Akkerman que de McLaughlin. ‘Postavím si vodu na čaj’ concluye la primera mitad del disco

con un tono juguetón, incluso desarrollando un lirismo bastante efectivo de la

mano del piano eléctrico de un siempre magistral Berka. ‘Valčík pre krstnú mamu’ me suena a un cruce entre Finch y el Return to Forever con Bill

Connors. ‘Perpetuum III’ es el tema que cierra el disco: tiene un frenético inicio con una retoma de un motivo central de ‘Perpetuum II’ a partir de un esquema mÃ!s marcadamente psicodélico, para luego pasar a una atmósfera mÃ!s relajada basada en un swing flotante que coquetea con el molde de Weather Report. La fineza de Szapu es lo suficientemente abundante como para

trabajar impolutamente los matices nece sarios para elaborar una base rítmica donde se conjuguen la sensibilidad con la sofisticación técnica. También se pude argüir que esta pieza contiene los solos de guitarra mÃ!s impresionantes de todo el Ã!lbum: cabe añadir el efecto tan bizarro que producen los ornamentos de sintetizador que emulan una corneta robótica en medio de los tormentosos fraseos emanados por los dedos de

GriglÃ!k. Y bueno, el tema termina con unos efectos de tormenta bien enroscados

alrededor de los últimos efluvios del ensamble

“FermÃ!ta” es todo un deleite para todo amante del jazz-rock y el rock progresivo de tendencias jazzeras – los coleccionistas tenemos muchas cosas por descubrir del legado que la zona europea oriental ha dejado para el enriquecimiento del jazz y el rock artísticos de los 70s. Una banda como FermÃ!ta tuvo la sensibilidad necesaria como para recibir galantemente la influencia de sus grandes predilectos para, a partir de ahí, generar una oferta musical de valía propia.

César Mendoza

Creada en 1997. ©José Manuel Iñesta. Alojada en el Depto. de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Alicante, España.

ÿ